Tradicion y

Perfeccion

En 1957 en la ciudad de León Gunanjuato se inició la elaboración de los productos “La Carabela”  de manera artesanal, posteriormente se trasladó a la ciudad de México y fue incorporando máquinas de la época.

Gracias al desarrollo de las tiendas de autoservicio y haber sido proveedor oficial de os juegos olímpicos de 1968, la marca tomó  una seria posición en el mercado de los tés en sobre y así continuó su evolución, ahora con un laboratorio de investigación donde se desarrollan nuevos productos, todo con los mejores estándares de calidad e higiene